Tierras Desoladas Wiki
Advertisement

Conocidos también como camino del sur, los Acantilados Imperecederos son la zona sureña de costa de las Tierras Desoladas que conecta Istek con Asufeld. Su grandiosidad os dejará boquiabiertos, así como las sorpresas y peligros que esconden.

Descripción Geográfica

Descarga-0.jpg

Cuando uno llega a los acantilados descubre una zona de gran belleza, con el mar al fondo y el viento acariciando la cara, con ese olor a salitre característico de las zonas costeras. Sin embargo, lo que el viajero no suele tener en cuenta es lo peligrosa que esta zona.

Una vez accedemos a ellos, nuestra única posibilidad de seguir adelante es bajar a la zona de playa que hay junto a las enormes paredes rocosas, pues es la única forma de seguir hacia Asufeld debido a que la maleza se ha tragado el viejo camino que iba por la parte superior de los acantilados.

Cuando decidimos bajar empezamos a encontrar porque estos acantilados son tan duros, bandadas de Gaviotas nos atacan sin miramiento alguno y un poco más adelante unos seres parecidos a pequeñas tortugas que andan sobre dos patas y son realmente resistentes nos atacan en pequeños grupos. Según mi guía estos seres se llaman Kappas y parecen ser originarios de las Islas Esmeralda.

38ol.jpg

Hay que remarcar que en Asufeld hay una chica en el puerto que comprará cualquier parte de la concha de estos Kappa o las plumas de las Gaviotas, para que los quiere, no lo puedo asegurar.

Siguiendo por las playas de los acantilados, llegará un momento que solo podremos seguir a través de una cueva. Siento deciros que yo decidí hacer este tramo en una barcaza que nos ofreció su ayuda cruzando por el mar hasta la siguiente playa, pero según mi guía en esta cueva podría encontrarse algún secreto oscuro, pues asegura que en ella se levantan los cadáveres de antiguos piratas y se pueden encontrar grandes largartos conocidos en la zona como Cocodrilos Marinos.

Una vez en la última playa de los Acantilados Imperecederos el camino a Asufeld vuelve a aparecer en la parte superior, a la que podremos acceder mediante una pequeña cuesta, una vez allí, nuestro destino ya se dibuja en el horizonte.

Advertisement