Tierras Desoladas Wiki
Advertisement
Tierras Desoladas Wiki
Si de algo estoy particularmente seguro, es de que no pisaré las Ciénagas de Gorblung nunca más en mi vida

–Lordan Hauster, Cronista de las Tierras Desoladas.

Al oeste de la ciudad de Galparan, siguiendo el curso del río Galp hasta su desembocadura al mar impenetrable se ubica la región pantanosa conocida como Ciénaga de Gorblung. Es importante destacar el extraño efecto que producen los vapores que emanan de sus fangos, pues se dice que te aturden y convierten la región en un lugar pesado, cansado y en general de poco interés para cualquier persona en su sano juicio. Su nombre deriva de una mítica bestia de tiempos pasados, Gorblung, un cocodrilo gigante que se cree que fue un experimento fallido de la era Ethuria. Aunque nunca se ha podido probar esta teoría, hay gente que dice haber escuchado sus terribles bramidos.

Camino hacia las Ciénagas de Gorblung

Aunque pueda parecer todo lo contrario, la ciénaga tiene mucho más valor del que pueden aparentar a simple vista. Ésta forma una gran extensión que cubre una buena parte del oeste del continente desolado que una vez fue Ethuria. El agua salobre, salada del mar junto al agua dulce del río, abarca hasta donde alcanza la vista. Este cronista no sabría precisar hasta donde llegar su total extensión, pues pocos han sido los que la han recorrido en su totalidad y aquellos que afirman haberlo hecho son del todo imprecisos.

En los últimos tiempos, al norte de las mismas se ha construido el llamado Castillo Strauss, creado por la familia del mismo nombre, al que se puede acceder por el norte de la ciénaga, aunque parece estar muy bien fortificado.

Historia

El origen de la ciénaga no es del todo natural. El Gran Cataclismo, como en otros lugares del continente, tuvo mucho que ver en su actual estado. Unos viejos tomos del antiguo Imperio, encontrados recientemente, afirman que hace siglos y en la misma localización había un gran bosque con una destacable ciudad en su interior. El Gran Cataclismo lo cambió completamente. Si algo he podido comprobar personalmente es que la era del Cataclismo destruyó o cambió cada territorio de una forma muy completa. En el caso de la Ciénaga resulta inquietante que en otro tiempo había altos árboles donde ahora se encuentran empantanadas aguas y terribles criaturas.

Ruinas de la Ciénaga de Gorblung

Más inquietantes son las historias, algunas que tacho de leyendas, que se han ido recopilando a lo largo de los últimos años. Entre mi breve viaje a la Ciénaga de Gorblung y las viejas crónicas Ethurias que he podido rescatar, así como de relatos de aquellos valientes aventureros o insensatos según se mire, he podido reunir información veraz sobre lo que un viajero puede encontrar en este lugar.

En los últimos tiempos, la ciénaga se ha vuelto mucho más sombría que antes y son pocos los que deciden adentrarse a explorarlas. Se habla de grandes y pequeñas pero peligrosas criaturas que campan a sus anchas por toda su extensión.

Descripción Geográfica

Vieja y abandonada atalaya

La zona más limítrofe que conecta con el río Galp así como en el sendero que lleva a Galparan el viajero podrá encontrarse un pequeño poblado abandonado. Un vano intento de colonizar la ciénaga para obtener recursos por parte de Galparan hace unos treinta años. Aun permanecen allí restos de los cuerpos de sus últimos habitantes, ahorraré al lector los desagradables detalles de los que he sido testigo.

Dejando las ruinas del poblado atrás, el viajero se aventurará en las profundidades de esta zona pantanosa. Debo advertir de lo dificultoso que puede llegar a ser el tránsito por estas, ya que no consta de senderos, al menos hechos por la civilización, por no hablar de su peligrosa y salvaje fauna. En los últimos tiempo se tiene constancia de enormes serpientes conocidas como anacondas que están atacando a la fauna autóctona y se están comiendo a los enormes sapos y a las sanguijuelas que habitan en ella desde hace décadas. Aunque hay que decir que encontrar a estos sapos o invertebrados es sumamente fácil, pues se reproducen a gran velocidad en la ciénaga.

Patrulla de Hombres lagarto

Los Hombres Lagarto son otra de las peligrosas criaturas que no solo habitan aquí, sino que han hecho suya parte de la zona. Alcanzando el tamaño de un humano con piel escamosa, estos reptilianos son muy territoriales y atacarán a cualquiera que se adentre en sus dominios, recomendando al lector que se sepa defender o bien le acompañe una buena escolta, o lo más sensato, que no vaya a sus territorios. El viajero sabrá cuando está en ellos si ve algunos de sus "Totems", grandes postes de madera con simbologías extrañas, místicas y a la vez inquietantes. Hasta hace poco tiempo se conocía la existencia de dos tribus, los "Escama de Hierro" y los "Aguijón Dorado", pero parece ser que actualmente solo queda una de ellas. Se dice que algo extraño y desconocido las ha diezmado hasta casi hacerlas desaparecer del todo.

Debo insistir al lector que no subestime a estas criaturas, pues son fieros combatientes, hábiles tramperos y expertos en emboscadas dentro de la ciénaga.

Aparte de los hombres lagarto, esta cronista ha visto con sus propios ojos unas pequeñas pero peligrosas criaturas que no he podido catalogar aun, van correteando arriba y abajo y sus agudos gritos son sin duda síntoma de peligro. Nadie debería subestimarlas.

La ciénaga es en definitiva un lugar que aparentemente no tiene nada de interés ni destacable, peligrosamente mortal e incómodo para viajar. Aunque este viejo cronista no puede evitar pensar, aun deseos de desentrañar misterios, la cantidad de secretos que esconden en sus pantanosas aguas, esperando a ser descubiertos por los más intrépidos. El lector tendrá que decidir si hace caso a la prudencia e ignora el lugar... o prefiere arriesgarrse a descubrir sus secretos.

Tanto en Galparan como en Puerta del Tral, la Liga de la Bota y el Sendero busca aventureros capaces que quieran adentrarse en la ciénaga para su exploración y cartografía, no dudéis en contactar con ellos.

Lugares de Interés

Santuario del Viejo Roble

Entrada al Viejo Roble

Recientemente se ha confirmado lo que hasta ahora era una simple leyenda. La existencia de un santuario en el corazón de la ciénaga denominado el Viejo Roble. Es un lugar sagrado, una especie de templo consagrado al viejo dios Lughma donde un gran árbol se alza para el culto de sus adoradores y creyentes, obteniendo bendiciones de la deidad.

Desconozco como ha sido posible que este santuario haya sobrevivido y perdurado en el tiempo, pero sospecho que el poder del viejo dios de los bosque aun tiene presencia en ese lugar. Poca más información se puede sacar del lugar, de dificilísimo acceso y al que solo logré acceder bajo la premisa de no revelar su ubicación ni el camino.

Torre Siniestra

Vista de la Torre Siniestra desde el Bosque

Como se mencionaba al principio de esta crónica, se sabe de la existencia de una vieja ciudad en tiempos del Imperio Ethurio. De esta solo se encuentran viejas ruinas, túmulos o estatuas esparcidas por la ciénaga. Hasta día de hoy no se tiene más información de su ubicación exacta ni de si realmente era Ethuria o incluso más antigua.

Solo una estructura permanece hoy en día en pie en la ciénaga, una gran y alta torre que se alza férrea en las profundidades de las mismas, conocida por los habitantes de Galparan como "La Torre Siniestra".

Los pocos que han logrado llegar hasta ella han notado una sensación sobrenatural en sus cercanías, pues nada se sabe de su origen e historia. Algunos aventureros con afinidad a la magia me han relatado como han sentido esa sensación sobrenatural, inquietante, sobrecogedora, oscura.

Su oscura leyenda se ha extendido tanto que, hace pocos años, un grupo de aventureros viajaron hasta esta zona para investigarla. Fueron pocos los que regresaron.

Advertisement