¡El señor de los vientos te lleve, malnacido!

–Maldición común en las Tierras.

El señor de los vientos, señor de todas las criaturas voladoras y de las alturas. No se conocen razas que lo adoren específicamente, ya que las criaturas voladoras no están organizadas ni nada por el estilo. Los druidas lo adoran abiertamente pese a su fama de deidad vengativa y destructora. 

Hijo directo de Qhrâ y uno de los creadores del mundo junto con sus cuatro hermanos elementales. No soporta a Krag ni a Lham, pues los considera aburridos, mezquinos y pesados. En cambio se lleva muy bien con Kalah y a Serok simplemente lo soporta.

No se conoce ningún templo dedicado a Darum, pero algunas leyendas dicen que en el pico más alto de toda las Tierras Desoladas, se encuentra un templo escondido y custodiado por sus más fervientes servidores. Este templo podría ser uno de los más grandes habidos en todas las Tierras Desoladas, pero nadie lo ha podido corroborar.

Clérigos de Darum

Los clérigos de Darum suelen consagrarse a seguir sus intereses personales cambiando de actividad tan pronto pierdan el interés en ella mientras se desplazan por las Tierras cantando las glorias de su patrón.

Dada la naturaleza poco centrada y dispersa de la fe poco son los que ven con miedo o precaución a los clérigos de Darum. A pesar de que algunos clérigos pueden causar problemas en una zona o lugar intentando conseguir sus objetivos son casos aislados.

Sus sacerdotes suelen rezarle al alba en posiciones elevadas y suelen preferir vivir en lugares donde los vientos fuertes sean el tónico habitual, como altas montañas o zonas muy despejadas y llanas donde el viento pueda campar a sus anchas.

Dogma

Busca la iluminación en tus intereses. En cuanto tu interés decaiga, toda posibilidad de encontrar posteriormente más crecimiento espiritual en esa actividad o lugar ha desaparecido.

Muévete de una actividad a otra, de un lugar a otro, persiguiendo un sueño personal o una serie de intereses, y crece a través de las siempre cambiantes experiencias que trae cada nuevo día. No te preocupes si otros miembros de la iglesia no se adhieren a esta doctrina, porque todos los obstáculos acaban desgastándose con el tiempo. Pocas cosas son tan importantes como para requerir un compromiso absoluto. Nunca te quedes encadenado o aprisionado, porque una vida con barreras es poco mejor que la muerte.

El contenido de la comunidad está disponible bajo CC-BY-SA a menos que se indique lo contrario.