Ama por encima de todas las cosas y deja que Eodas te lleve por caminos que nunca has visto...

–Seguidor de Eodas en el Ganso de Oro

El señor de la lujuria, el amor y los vicios. Eodas es una deidad adorada a lo largo y ancho de las Tierras Desoladas, bien vista por algunos y mal vista por aquellos que se consideran más puros, pues Eodas patrocina los vicios, la lujuria y el amor desbocado, algo que no gusta a todo el mundo.

Tiene diversos templos repartidos por todas las Tierras Desoladas, pero el más grande y famoso de todos ellos es el que podemos encontrar en la ciudad de Galparan, recientemente reformado debido a la ampliación de la misma. Conocido como Casa de las Flores, es más una gran sala de fiestas que un templo y su sacerdotisa, una semielfa de pelo como el fuego llamada Maradia Sonrisaeterna expande la palabra de su amado dios a todo aquel que quiere escucharla y participar con ella en las grandes fiestas que organiza.

Aparte de este templo, se conoce otro templo en Lerion así como capillas en Shamar, Puerta del Tral y la Isla del Wadi.

Clérigos de Eodas

La organización de la iglesia de Eodas es laxa e informal. El liderazgo suele variar según los antojos del clero. Normalmente el líder suele ser el clérigo más atractivo, actualmente es Maradia Sonrisaeterna. Hasta hace poco la fe esta compuesta en su mayor parte por mujeres pero la inclusión de cada vez más aventureros ha hecho que se empieza a equilibrar la proporción, aunque sigue siendo de 4 mujeres por cada hombre.

Los clérigos de Eodas son impetuosos y es normal ver como un clérigo deja todo para internarse en algún lugar inhóspito y peligroso para rescatar algún objeto precioso o a una persona de gran belleza.

La búsqueda de la belleza es una constante entre sus seguidores. Para ellos al persecución del disfrute estético es la vida.

Siempre rezan en el momento más bello del día, es decir, cuando a cada clérigo le parece correcto hacerlo, incluso antes de una fiesta.

Dogma

La belleza va más allá de la piel. Surge del corazón de cada ser y revela su verdadero rostro al mundo, sea hermoso o feo. Cree en el romance, pues el amor verdadero vencerá sobre todo. Sigue a tu corazón hasta tu verdadero destino. Por encima de tu amor a ti mismo sólo debe estar Eodas: entrégate por completo al amor de tu dios.

Realiza un acto de amor cada día y busca despertar el amor en los demás. Responde al amor al menos una vez al día. Alienta la belleza donde quiera que la encuentres. Adquiere objetos hermosos de todo tipo y alienta, apoya y protege a aquellos que los crean. Mantén tu cuerpo tan bonito como puedas y muéstralo de la manera más atractiva que la situación permita.

Lleva el peinado y el estilo de vestir que mejor sienten a tu apariencia, intentando incitar y deleitar a los que te miren. Más aún, no te ocultes, preséntate siempre a aquellos que te rodeen con una agradable variedad de ropajes y actividades que produzcas en ellos amor y deseo. Ama a aquellos que respondan a tu apariencia, y deja que la amistad afectuosa y la admiración florezcan donde el amor no pueda o no se atreva a hacerlo.

El contenido de la comunidad está disponible bajo CC-BY-SA a menos que se indique lo contrario.