Tierras Desoladas Wiki
Advertisement
Tierras Desoladas Wiki
Solo un estúpido o un valiente decide ir a la isla del Ocaso. Mejor que vaya bien armado y no se fíe de las apariencias.

–Lordan Hauster, Cronista de las Tierras Desoladas

Esta pequeña isla ubicada al noroeste de las Tierras Desoladas se ha convertido en los últimos años en una guarida para gente desesperada o que huye de la ley. Tanto la isla como los mares que la rodean se podría decir que son ahora el territorio de proscritos y oportunistas, en tierra poca cosa encontraréis aparte de un pequeño puerto y una especie de campamento organizado por gente de mala reputación.

Descripción e Historia

Piratas de la Isla

La Isla del Ocaso que originalmente era un terreno virgen y con características semi-selváticas, se ve asolada por el propio clima tropical que destaca por sus fuertes lluvias y días soleados de ocurrencia dispar, existe el dicho "Aurora rubia, o viento o lluvia" y uno puede llegar a comprender que buenamente esos son los dos climas que uno puede llegar a experimentar a no ser que se adentren en las profundidades de la maleza, donde ni viento ni sol ni lluvia llega con la naturalidad propia del territorio sin foresta.

El mencionado campamento se encuentra en medio de una ensenada natural y las construcciones están creadas encima de postes para no entrar en contacto con el agua, tanto el comercio que allí discurre como el almacenamiento de comida no son precisamente cosas que preocupen a sus habitantes, puesto que sobreviven en buena manera del pillaje y cada uno sabe guardarse las espaldas. Que yo sepa no hay ningún barco que haga el viaje hasta esta isla y los pocos que lo intentan sin conocer como llegar a ella son atacados por flotillas de piratas sedientos de sangre y riquezas. Si alguna vez se os ocurre la estúpida idea de acercaros, espero por vuestro bien que vayáis preparados o en cualquier caso, que seáis gente de la ralea que la habita, así al menos no os pondrán problemas.

Campamento de la Cala Muerta

Por el continente se la empieza a conocer como la Isla de los Piratas, la Isla de la Tortuga Dragón o incluso y algo más siniestro, Campamento de Cala de Muerta, algo que debería espantar a cualquier viajero que no tenga en mente unirse o ayudar a los desarrapados que en ella habitan.

Algunos llegan a decir que es una tierra de esperanzas y oportunidades alejados de la mirada indiscreta del continente, pero sería iluso pensar que allá donde se reúne este tipo de ralea no fueran a desaprovechar las pocas habilidades adquiridas en su vida.

Se cuentan varias leyendas de esta isla, una de ellas y la que más gente atrae es que en ella se encuentra escondido un antiguo tesoro de un corsario al servicio de la marina del Imperio Ethurio, algo que por supuesto este cronista no puede desmentir, pero que os recomienda no fiaros mucho, pues si ese tesoro existió, es posible que se encontrara hace muchos años, o incluso que sea un rumor creado para atraer más navíos que nunca llegaran a sus costas.

Barcos piratas amarrados al puerto

También he podido escuchar de la palabra de varios pescadores de alta mar que en los últimos años en la Isla ha aparecido una figura que parece coincidir a pesar de las diferencias de sus ebrios argumentos, dicho rumor establece que ha surgido un líder que pretende unir a todos los piratas y bandidos de la Isla del Ocaso bajo, allá donde los veredictos han llegado a coincidir dicen que pretenden alzar una sola bandera para desatar una ola de terror sobre el continente, si esto es cierto, deberíamos ir todos con mucho cuidado.

En resumen, por todo lo que este humilde cronista ha podido averiguar sin tener la oportunidad de visitar la misma, la Isla del Ocaso no es un buen lugar que visitar y mucho menos un lugar donde vivir, pues solo el mencionado campamento de Cala Muerta es habitable y es un reducido asentamiento en comparación con el territorio de la isla,el resto de su extensión permanece en un estado asalvajado y virgen, lo que me hace pensar en la de recursos que habrá sin explotar y en la de historia que habrá por descubrir en ese recóndito lugar.

Advertisement