Tierras Desoladas Wiki
Advertisement
Tierras Desoladas Wiki

"Y Goram me habló, y me ayudó a ver el Camino, pero no con mis ojos, sino con los suyos. Y sus palabras fueron buenas, fueron puras y claras: en esta tierra, aquí mi Templo. Edificad en mi nombre, que la senda del viajero siempre pueda descansar en un lugar como este."

–Hakim Veesh, Alto Sacerdote de Goram

Puerto del Mar Impenetrable

Si el viajero se dirige hacia el sur desde el Oasis del Espino descubrirá un camino que discurre entre grandes paredes de roca y termina dándose de bruces contra el Mar Impenetrable. Justo en ese punto encontramos un pequeño asentamiento llamado Puerto del Mar Impenetrable.

Fundado hace años como un pequeño puerto con finalidad comercial, la expansión económica de la Isla hizo necesaria la mejora de este asentamiento. No podríamos decir que se trate de una población como tal, pero dada su importancia estratégica y el número creciente de habitantes que se están desplazando a vivir a él, el Sultán se vio obligado a nombrar un Valí, Assad El'Hadar, para tener controlada la zona, y al alzamiento de una muralla que custodia el desfiladero 24 horas al día. Aun así, es un asentamiento prácticamente militar, sin contar con ningún tipo de comercio más allá de un par de comerciantes de agua y de alimentos.

Cuenta también con una pequeña capilla al aire libre dedicada a Lham.

Desde aquí, a poca distancia en barco, encontramos la Isla del Wadi.

Isla del Wadi

Esta pequeña isla no muy lejos de la costa del Desierto de Halem, es también una pequeña región arenosa y desértica, probablemente antaño estuvo pegada al propio desierto, formando una península, pero tras el Cataclismo, apareció como isla.

La primera edificación conocida en la Isla corresponde al cuartel general de la Compañía Comercial del Wadi, una compañía que se encargaba de la explotación de los recursos de la zona hace más de medio siglo. Un grupo de integrantes de esta compañía comenzó las relaciones comerciales con Asufeld e Istek cuando ambas ciudades fundaron la Federación Mercantil del Sur. Con ello, el cuartel comenzó a expandirse con nuevas viviendas y comercios, fundándose la primera ciudad de la que se tiene constancia hasta la fecha en los escritos de la región, que no son muchos.

Los más ancianos cuentan que, hace aproximadamente 40 años aparecieron en la Isla un joven humano de apenas 20 veranos y un clérigo que, sin ser ojo experto, clamaba al aire pregonar la fe del Viajero, Goram. Decían que el Camino los había llevado hasta ahí, hasta la misma Isla del Wadi, uno de los lugares más remotos del Continente, y que era ahí, además, donde terminaba su eterna travesía. Levantaron la primera piedra del que ahora constituye el Templo de Goram del Wadi, y fue el clérigo, Hakim Veesh quien nombró por designio divino, a aquel joven, Muhammad Nasir, como Sultán. Tras esto el auge de la ciudad de Puerto Wadi fue exponencial, enfervorecidos por las visiones del sacerdote, que todas parecían cumplirse.

Una vez el viajero atraviese la ciudad (si puede hacerlo sin perderse entre los mil y un pecados para los sentidos que ofrece) podrá acceder a la famosa Mina del Resplandor a través de un estrecho sendero que serpentea por acantilados en medio de la isla. Este fue el primer yacimiento que se expolió a la Isla, pero actualmente está prácticamente vacío, y el lugar ha sido ocupado por escarabajos y otras criaturas nativas e la zona a las que no han sabido poner nombre sus habitantes.

La isla del Wadi por tanto es un lugar en el que uno puede acumular grandes dosis de riqueza, pero a cambio de un alto precio. El lector deberá considerar que si merece la pena hacer fortuna a costa de tan largo viaje con numerosos peligros tanto fuera como dentro de la isla.

Modo de Gobierno

Actualmente la Isla forma parte del sultanato absolutista de Muhammad Nasir I, teniendo este como principal consejera una Visir llamada Shaiteen. El Sultán además sigue de forma ferviente los consejos del clérigo de Goram de su ciudad, Hakim Veesh, para el deleite de la mayoría de la población, que lo ve como un profeta.

Advertisement