¡La caza ha empezado hermanos, que no quede ni uno vivo!

–Sectario a sus hermanos antes de un ritual en honor a Lughma.

El padre de la caza, el señor de la naturaleza salvaje. Lughma es el señor de los bosques y los animales, el patrón de aquellos druidas que persiguen un retorno al lado más primitivo y salvaje de la naturaleza.

Solo un templo se conoce dedicado a Lughma, encontrado en la ciudad mítica de Lerion, regentado por un hermano y una hermana elfos, dedicados con toda su alma a la protección y difusion de su ideal de naturaleza.. 

Los seguidos de Lughma se dedican a expandir la palabra de su señor y a combatir el avance de la civilización, por lo que muchas veces tienen encontronazos con seguidores de Ilmeh y Vanngar, a los que consideran que representan la destrucción de la naturaleza por el avance de la ciivilización. 

Mantiene una relación difícil con Dunia, la señora de la naturaleza y la Tierra, pues ella a veces considera que Lughma es su inferior y busca el equilibrio entre la naturaleza y la prosperidad que brinda la civilización. 

Clérigos de Lughma

Los sacerdotes de Lughma normalmente son conocidos como druidas y evitan cualquier contacto con el avance tecnológico, por lo que no portan armaduras de metal (aunque si armas) y prefieren la compañía de los suyos y los animales que del resto de la gente.  

Suelen estructurarse en Círculos Druidicos, aunque no se conoce cuantos puede haber en las Tierras, es algo que solo saben sus miembros y no lo dirán sin luchar antes, pues consideran sus secretos como lo más sagrado. 

Los sacerdotes de Lughma se consideran neutrales ante todo el mundo pues solo protegen a la madre naturaleza y entre sus seguidores podemos encontrar gente de toda ralea. 

Dogma

La supervivencia de los más fuertes y salvajes y el exterminio de los débiles que no sobreviven en la naturaleza es el legado de Lughma.  

Una muerte o asesinato brutales y sangrientos tienen gran significado. La clave de la vida es el enfrentamiento entre cazador y presa, la determinación de quien vive y quien muere. Debes ver cada labor importante como una cacería. Permanece siempre alerta y con vida. Camina por las tierras salvajes sin temor y no demuestres miedo en la caza.  

La brutalidad y las emociones fuertes derrotan a la razón y al pensamiento concienzudo en todo momento. Prueba la sangre de los que mates, y nunca mates a distancia. Trabaja contra aquellos que cortan el bosque y matan bestias solamente porque son peligrosas. No acabes con los jóvenes, las preñadas ni con los engendros de las profundidades, de modo que las presas sigan siendo abundantes. 

El contenido de la comunidad está disponible bajo CC-BY-SA a menos que se indique lo contrario.