Tierras Desoladas Wiki
Advertisement
Tierras Desoladas Wiki
Y Qrhâ, deseoso de que sus hijos pudieran apreciar Su creación, extendió la mano y usó su propio dedo como escalera para que el resto de Dioses bajaran a morar entre los mortales.

–Antigua leyenda y cuento infantil. Fecha y autor desconocidos.

"Los Vigilantes"

Los Montes Quebrados o los Vigilantes, como se les conoce entre el populacho por su vastísima altura, son el nombre que se ha dado a la cordillera de mayor envergadura de todo el continente. Se extienden desde el noreste, colindando con el mar Sahuagin, hasta prácticamente la zona central del continente, donde adquieren un recorrido descendente y fusionan sus accidentes geográficos con los Picos de la Ira, la segunda cordillera en extensión y altura de las Tierras Desoladas.

Topografía

Lo inhóspito del terreno se aprecia en los numerosos riscos con zonas de nieve perpetua y en los dos enormes glaciares que, como lenguas kilométricas, se asientan entre los picos más altos. La inclinación es exponencialmente más elevada conforme nos acercamos al pico más alto, conocido como el Dedo de Qrhâ.

Antigua mina de carbón

Más cerca de la ladera de la montaña encontramos algunas sendas que los enanos han rasgado a los montes con el paso de caravanas de materiales de construcción, minería y víveres. Atravesando estas sendas a las que coloquialmente se las ha llamado strols (paseos en khazalid, lengua nativa de Khazad Ankor), encontramos algunos puesto de vigía enanos que tienen tanto función defensiva como reguladora del paso de foráneos a las tierras de los maeses.

Flora y fauna

Glacial, inhóspito y erial, algunos consideran la cordillera una zona completamente inhabitable para cualquier raza inteligente, sin embargo, es cierto que existen algunas tribus bárbaras de raza orca, osga, humana y mestiza que, de forma aislada, han desarrollado una cultura y forma de vivir adaptadas al medio hostil.

Desde osos de pelaje grueso y una altura que supera los dos metros, hasta manadas de lobos invernales, pumas o tigres de las nieves, el ecosistema está repleto de superdepredadores y depredadores que no dudarán en atacar a cualquier ser que pueda significar un alimento inmediato para ellos.

En cuanto a la vegetación, es escasa, y está compuesta por árboles de mediano tamaño en las zonas donde la nieve deshiela en los meses cálidos. Estos cigüeñales, en algunas ocasiones, son lo suficientemente tupidos para alojar aves de pequeña y mediana envergadura, y algunos mamíferos de espeso pelaje.

Entre los herboristas, la zona superior de la falda de los Montes Quebrados es bastante conocida por tener ciertos tipos de flores que solo crecen a alturas y climas determinados en el continente.

Asentamientos y puntos de interés

Khazad Ankor

El Dedo de Qrhâ. Algunas antiguas leyendas afirman que es la entrada al Monte Celestial.

Geográficamente situada en los Montes Quebrados, la famosa ciudadela enana es, en realidad, un reino independiente que poco tiene que ver con la imponente masa rocosa más que la localización. Los enanos son hospitalarios hasta cierto punto, pero tienen sus propias leyes y normas que merece la pena conocer antes de realizarles una visita, pues no les tiembla la mano a la hora de juzgar a los visitantes que se extralimitan.

Reino de los Gigantes

Poco o nada se conoce de esta región, solo que se encuentra en la zona más oriental de los Quebrados. Los gigantes son una raza antigua que hace siglos que no abandona sus dominios.

La Garganta de Serok

Es un volcán inactivo que queda unos cientos de metros por debajo, en altura, del Dedo de Qhrâ. Los que se han aventurado a la zona afirman que hay extraños monolitos y altares, y pinturas en las paredes de algunas cavernas que representan grotescos rituales.

Para acceder al volcán existen algunas sendas que, de forma natural y tras las erupciones, se han labrado en la escarpada montaña. El cráter, de aproximadamente un kilómetro de diámetro, es transitable, pero la temperatura de la roca es elevada, así que no es recomendable acudir a los alrededores sin ropa ignífuga o aislante térmica.

Si el culto a Serok estuviera extendido en el continente, la Garganta sería, sin duda alguna, el lugar de culto y

La Garganta de Serok. Óleo del famoso artista enano, Durmik Lezna.

peregrinaje para los más devotos, así como la zona de consagración de los sumos sacerdotes del Dios de las llamas. La realidad es bien distinta, pues los dioses elementales han quedado en un segundo plano, relegados por deidades cuyos rezos implican, en las razas mayoritarias del continente, bienes más inmediatos.

Advertisement