Tierras Desoladas Wiki
Advertisement
Tierras Desoladas Wiki

Véngate de aquellos que merecen ser vengados...

–Sacerdote de Serafine

Serafine es la diosa de la venganza, gemela de Valan, siendo ambos una dualidad de la misma deidad. En vida, fueron dos hermanos gemelos que vivieron juntos hasta la muerte de Valan, que fue asesinado por un poderoso jefe orco llamado Kovash.

Valan moriría en brazos de su hermana Serafine, tras pedirle que intentase proteger la ciudad mejor que él, la próxima vez que Kovash atacase. Serafine lloraría su muerte durante el resto de su vida, sin embargo, lo primero en su lista era decapitar a aquel orco.

Desde aquel momento, Serafine vivió solo por y para la venganza por la muerte de su hermano. Ella haría justicia por él, y durante su búsqueda, encontró la guarida de Kovash, unos meses después de la muerte de Valan. Fue allí, sola, y mató a todos y cada uno de los orcos de Kovash; hombres y mujeres, descuartizándolos sin ninguna piedad, aunque solo si la atacaban. Si no, sencillamente pasaba de largo sin hacerles daño, y no tocó a un solo niño.

Cuando llegó al interior de la cueva, se dio cuenta de que Kovash no se encontraba en aquel lugar, de modo que se sentó a esperar en el trono del jefe de los orcos. Cuando este llegó y ella le vio, sus ojos mostraron el odio, la ira, que la asfixiaban y que solo aquel orco había despertado en el corazón, otrora puro, de Serafine.

Lucharon durante casi veinte minutos, ella con la velocidad y la agilidad de una amazona, y él con la brutalidad y la fuerza salvaje de su raza. Ella le intentaba recordar a alguien que había matado, pero Kovash ni lo recordaba, ni le importaba lo más mínimo.

Finalmente, fue el orco quien cayó de rodillas, y sintió la fuerte patada de Serafine en su espalda, que le hizo ponerse a gatas. Sintió la hoja de la guadaña en su garganta, y las palabras afiladas de Serafine, abriéndose paso en la mente del orco, que recordó a un joven con una armadura, un escudo y una lanza casi nuevos, muy brillantes, a quien había matado meses atrás, aquel que le había herido casi de muerte.

El orco abrió la boca en una sonrisa retorcida, y miró a la muchacha, preguntándole: "¿Acaso no sabes de dónde vengo?". Pero a ella no le interesaba decir ni escuchar más. Sabía que había recordado a Valan, que sabía por qué iba a morir, y aquello, era suficiente. Tiró de la guadaña y decapitó al malvado Kovash, haciendo rodar su cabeza, y observando, furiosa, como la sangre del orco hacía un charco en el suelo.

Malherida, emprendió el camino de vuelta a su ciudad preguntándose qué intentaba decirle el orco antes de morir. Al llegar a sus puertas, se dio cuenta de que no solo había vengado a su hermano. También había propiciado la destrucción de su hogar, porque no había estado allí para defenderlo cuando Kovash atacó. La chica se dirigió a su casa, y escribió su historia rápidamente. Poco después, murió debido a las heridas de la batalla, con su corazón aun gritando de ira, y desde aquel momento, se convirtió en la diosa de la venganza.

Serafine es la aliada más poderosa de Valan, ya que ambos entienden que el otro es necesario. Rodgar y Serafine se respetan mutuamente. Se lleva bien con Eodas y Astar, ya que sus siervos suelen ser importantísimas fuentes de información para los vengadores de Serafine. Considera un cobarde a Qui'llah por esconderse detrás de los muertos vivientes a los que alza, y desdeña a Harkon por usar las enfermedades para debilitar a los demás. Es una acérrima enemiga de Lughma, Kovash y Grera.

Clérigos de Serafine

Los clérigos de Serafine no son muy numerosos. No están demasiado organizados y no tienen templos propios, siendo los templos de Valan compartidos con la fe de Serafine, que normalmente tiene una pequeña capilla en los mismos. Los clérigos de Serafine suelen vestir con ropas oscuras y ser bastante serios, y no es raro que se multiclaseen como guerreros, exploradores, pícaros o bardos.

Suelen viajar a menudo, y no suelen estar mucho tiempo en un mismo lugar o zona. Durante estos viajes, suelen prestar oídos a rumores y problemas, y suelen compartir veladas con siervos de Eodas y Astar, aunque de una forma más bien distante, ya que prostíbulos y fiestas son muy buenas fuentes de información.

Cuando no están de viaje, suelen rezar durante la mañana, al irse a dormir, ya que son quienes se encargan de los templos compartidos con Valan, durante las horas nocturnas. Si están de viaje, rezan en cualquier momento del día, ya que la venganza está por encima de los rezos. Aun así, rezarán al menos una vez al día.

El clero de Serafine no tiene ninguna festividad especial.

Dogma

Debes seguir siempre la senda del justo castigo. Busca la venganza por cada injusticia, pero no te ciegues con pequeñas afrentas personales, ya que esto lleva a apartar la vista de lo verdaderamente importante. La venganza es dulce, pero cegarse en el placer por la misma solo lleva al camino del mal. No debes vengarte porque te produzca placer, sino porque es necesario.

Todo ataque debe ser vengado, sea hacia ti o hacia tus seres queridos. Toda injusticia será castigada, y vengarás a aquellos que no puedan hacerlo por sí mismos. Pero si intentan engañarte y utilizarte, sin importar lo débiles que sean, dales un merecido acorde a su pecado. Castiga siempre al corrupto, y recompensa al justo. Jamás ataques o castigues a un inocente, y si eres consciente de que alguien lo hace, ayúdale.

Advertisement