¡Queda sentenciado a muerte, pues así lo ha querido Valan!

–Dictado de un juez en Puerto del Wadi.

Valan es el dios de la justicia, gemelo de Serafine, siendo ambos una dualidad de la misma deidad. En vida fueron dos hermanos gemelos que vivieron juntos hasta que Valan fue asesinado por un poderoso jefe orco llamado Kovash.

Valan moriría en brazos de su hermana Serafine, tras pedirle que intentase proteger la ciudad mejor que él, la próxima vez que Kovash atacase. Serafine lloraría su muerte durante el resto de su vida, sin embargo, lo primero en su lista era decapitar a aquel orco.

A su muerte Valan ascendió a los cielos como adalid de la justicia y poco más tarde lo haría su hermana, conformando los dos la única deidad dual del panteón de las Tierras Desoladas.

Es el patrón de los jueces, juristas y de muchos cuerpos de guardia o de defensa de la ley. Se comenta que hay un grupo de adalides de Valan que se dedican a administrar la palabra de su patrón por las Tierras, impartiendo justicia por encima de las leyes de cada lugar.

Se conoce que tiene capillas en casi todos los lugares civilizados donde impere la ley y sus dos templos más grandes son los de Shamar y el del Castillo Strauss.

Valan es el aliado más poderoso de Serafine, ya que ambos entienden que el otro es necesario. Rodgar y Valan se respetan mutuamente. Considera un cobarde a Qui'llah por esconderse detrás de los muertos vivientes a los que alza, y desdeña a Harkon por usar las enfermedades para debilitar a los demás. Es una acérrimo enemigo de Kovash y Grera. Roibo es también su enemigo natural ya que el pequeño dios del latrocinio patrocina empresas que se saltan la ley por el puro placer de hacerlo y para conseguir sus objetivos a toda costa.

Clerigos de Valan

Los sacerdotes de Valan suelen ser jueces o miembros de élite de algún cuerpo que haga respetar las leyes de un lugar. Es una iglesia muy jerarquizada, a diferencia de la de su deidad hermana Serafine, y tiene 5 grados: Iniciado, Adalid, Defensor, Juez y Gran Protector de la Justicia. Éste último cargo se encuentra en el Castillo Strauss, siendo su templo el más importante de todos.

Sus clérigos visten ropas vistosas de color azul claro y blanco. Llevan siempre en el tabardo o en un colgante, el emblema de Valan: el martillo en medio de una balanza. Este emblema representa a la justicia divina.

Normalmente los clérigos de Valan no tienen problemas con las fuerzas de la ley de las ciudades que visitan, pero se han dado casos de ciudades o pueblos que no han aceptado la palabra legal de uno de los enviados de Valan, algo que no debería hacerse, pues montan en cólera con suma facilidad y son capaces de tomar represalias hasta hacer cumplir la ley.

Dogma

Cumple y haz cumplir la ley, revela la verdad siempre y deshaz todos los entuertos que te encuentres con tus acciones. Respeta la ley allá donde vayas y hazla respetar, aunque a ti no te respeten. Castiga a los que hacen el mal al abrigo de la misma, pues no son dignos de la palabra de tu dios patrón.

Guarda siempre un registro de todos tus veredictos, escrituras y decisiones, pues así aprenderás de tus errores y florecerá la comprensión de las leyes de todas las tierras.

Tus hermanos seguidores de Serafine pueden ser el brazo ejecutor y la venganza contra aquellos culpables en nombre de aquellos que no pueden vengarse por sí mismos.

El contenido de la comunidad está disponible bajo CC-BY-SA a menos que se indique lo contrario.